La opinión de un teólogo sobre cómo el Sínodo de 2023 es un punto de inflexión para la Iglesia

La opinión de un teólogo sobre cómo el Sínodo de 2023 es un punto de inflexión para la Iglesia

A medida que comienza el proceso de consulta global de dos años que conduce al Sínodo de 2023, el teólogo venezolano Rafael Luciani destaca la importancia de este evento trascendental para la Iglesia y la contribución de los teólogos.

Por Lisa Zengarini y Mario Galgano

El Sínodo de 2023 sobre sinodalidad es un “punto de inflexión” en la vida de la Iglesia. Esto es según un miembro venezolano de la Comisión Teológica Preparatoria del Sínodo en una entrevista con Radio Vaticano. Según el teólogo Rafael Luciani, el Proceso sinodal, que fue lanzado oficialmente por el Papa Francisco el 10 de octubre, es “el evento más importante” desde el Concilio Vaticano II.

Luciani es experta en teología del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) y miembro del Equipo Teológico de CLAR (Confederación Latinoamericana de Religiosas y Religiosas). Ha sido designado como uno de los 41 miembros de las tres Comisiones preparatorias establecidas por el Sínodo, que incluyen una Comisión Teológica, una Comisión Metodológica y un Comité Asesor.

Hablando con Mario Galgano de Radio Vaticano, habló de su idea de la sinodalidad y de las novedades cruciales de este Sínodo, así como de las importantes aportaciones de la eclesiología latinoamericana.

Escuche la entrevista a Rafael Luciani

La eclesiología del Pueblo de Dios

Él nota que la idea central detrás del Sínodo es la “centralidad de la eclesiología del Pueblo de Dios”, que fue introducida por primera vez por el Concilio Vaticano II y ha sido enfatizada muchas veces por el Papa Francisco. Esta idea, dice, implica que la relación entre Pueblo de Dios e Iglesia “ya no es jerárquica, es diferenciada, sino complementaria”. Implica que los obispos necesitan religiosos y laicos para cumplir su misión en la Iglesia: “De eso se trata la corresponsabilidad”, señala Luciani.

A kairos momento para la Iglesia

El teólogo venezolano también llama la atención sobre otra novedad crucial del Sínodo de 2023: la mayor participación de los teólogos en el proceso de escucha y discernimiento destinado a crear esta nueva Iglesia sinodal y la inclusión de la reflexión teológica en las estructuras de la Iglesia. De esta manera, señala, “no tenemos la reflexión teológica por un lado y la gente, por el otro, diciendo: ‘¿Cómo podemos llevar eso a las estructuras reales de la Iglesia?’”. Según Luciani, este momento es una oportunidad, un kairos momento, ya que expresa una nueva “cultura eclesial”.

La sinodalidad se trata de diversidad

Hablando de sus expectativas personales para el Sínodo de 2023, el teólogo dice que espera que haya un “diálogo real” entre las diferentes sensibilidades en la Iglesia, a través de un proceso de consenso. Según Luciani, las diferentes culturas y nacionalidades representadas en la Comisión Teológica expresan este consenso: “La sinodalidad es diversidad”.

La esencia de la Iglesia

Refiriéndose a la contribución de la eclesiología latinoamericana a este proceso, Luciani recordó que, en cierto modo, los obispos de América del Sur se anticiparon al Concilio Vaticano II al establecer el CELAM en 1955 como un cuerpo colegiado continental. El CELAM, explica, ha iniciado ahora un proceso de reforma destinado a ampliar esta dimensión colegiada a la luz del actual proceso hacia una Iglesia sinodal.

Destacando el hecho de que el 2023 no se centra en temas únicos, Luciani finalmente enfatiza que la sinodalidad es la “esencia de la Iglesia”, una “forma de Iglesia más completa”.

Posted : data pengeluaran hk