Obispos de Asia Central forman una nueva conferencia regional

Obispos de Asia Central forman una nueva conferencia regional

La Conferencia Episcopal de Asia Central reúne a obispos y administradores de las Iglesias de Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán, Turkmenistán y Tayikistán.

Por reportero del personal de Radio Vaticano

Los obispos católicos de Asia Central han formado una nueva conferencia episcopal regional, que reúne a las pequeñas comunidades católicas de las antiguas repúblicas soviéticas de Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán, Turkmenistán y Tayikistán, para ayudar a forjar la unidad y el crecimiento a través de un mayor intercambio. La medida se produce tres décadas después de que las cinco naciones se independizaran del régimen comunista bajo la Unión Soviética.

Central Asia

El territorio de las ex repúblicas soviéticas abarca el Mar Caspio en el oeste hasta China en el este, que alberga a los grupos étnicos uzbeko, kazajo, tayiko, turcomano y kirguís. A excepción del tayiko, la mayoría habla dialectos locales del idioma turco. La región tiene como vecinos a Rusia e Irán al norte, con Afganistán e Irán al sur.

Es una vasta área de unos 4 millones de kilómetros cuadrados, que es aproximadamente el 64 por ciento del tamaño de Europa, sin Rusia. Con una población estimada de 72 millones, en su mayoría musulmanes, Asia Central tiene una concentración significativa de cristianos ortodoxos rusos.

Caminando por un camino común

“Es el resultado de dos años de trabajo y hará que la presencia católica en esta tierra crezca y madure”, dijo el obispo Adelio Dell’Oro de Karaganda en Kazajstán. “Tendremos la oportunidad de dar un mayor significado a nuestra misión aquí , para entender lo que significa, 30 años después de la independencia de estos países, estar en un territorio de mayoría musulmana u ortodoxa ”, dijo el obispo nacido en Italia a la agencia de noticias Fides del Vaticano. “Este es un tema importante para los cinco países. De esta forma, podremos volver a seguir un camino común ”. Lo que hasta hace poco solo sucedía entre las distintas diócesis, ahora también está sucediendo entre las iglesias de los cinco estados.

El nuevo cuerpo episcopal fue establecido por un decreto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos del Vaticano el 8 de septiembre. Su objetivo es ayudar a los obispos regionales a responder juntos a los desafíos comunes y garantizar el apoyo mutuo para abordar los problemas en cada país.

Tras el decreto, la Conferencia Episcopal de Kazajstán celebró su 41ª sesión plenaria el 20 de septiembre. El nuncio apostólico, el arzobispo indio Francis Assisi Chullikat, que ha estado haciendo las bases para la creación del nuevo organismo desde 2016, asistió a la reunión.

La Iglesia de Kazajstán

Kazajstán es la más grande entre las cinco naciones de Asia Central, con más del 17 por ciento de sus 19 millones de habitantes profesando el Islam. Le siguen los cristianos con más del 26 por ciento, en su mayoría cristianos ortodoxos rusos. Son seguidos por budistas y otros.

Los 250.000 católicos del país, en su mayoría de origen polaco, alemán y lituano, representan un poco más del uno por ciento de la población del país. La población cristiana experimentó un aumento en el siglo XIX, y muchos polacos, lituanos, bielorrusos, ucranianos y rusos fueron deportados a las estepas kazajas bajo los zares rusos.

Bajo la ideología atea del duro gobierno soviético, una nueva ola de cristianos fluyó a Kazajstán con cientos de miles deportados a los campos de trabajo soviéticos bajo Stalin en los años 30 y 40. Los cristianos mantuvieron viva su fe, reuniéndose en secreto en sus hogares para orar.

En 1978, el gobierno relajó las reglas y la gente comenzó a profesar su fe de manera más abierta. Después de la caída de la Unión Soviética en 1991, la Iglesia Católica en Kazajstán fue restaurada y los católicos se sintieron libres de adorar públicamente. Un gran número de deportados regresó a sus hogares y países de origen. Al menos cuatro millones de personas emigraron. Mientras la población cristiana disminuía, la población musulmana crecía.

El Papa San Juan Pablo II estableció la Administración Apostólica de Kazajstán el 13 de abril de 1991, cubriendo toda Asia Central. Las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y Kazajstán se establecieron en 1994.

En 1999, la Administración Apostólica de Kazajstán se dividió en tres nuevas Administraciones Apostólicas de Astana, Almaty y Atyrau; y la Diócesis de Karaganda.

La renacida Iglesia de Kazajstán recibió un impulso muy necesario con la visita del Santo Papa Juan Pablo II en septiembre de 2001. Unas cuarenta mil personas asistieron a la misa del Papa.

Hoy, el arzobispo polaco Thomas Peta dirige la Arquidiócesis de Astana, la capital de Kazajstán; El obispo español José Luis Mombiela Sierra dirige la Diócesis de Almaty; El obispo Dell’Oro, la diócesis de Karaganda; y la Administración Apostólica de Atyrau está a cargo del Administrador Apostólico Padre Peter Sakmar de Eslovaquia. El obispo greco-católico Vasyl Hovera cuida a los católicos de rito bizantino de Kazajstán y de otras naciones.

Durante su encuentro, los obispos de Kazajstán consagraron su Iglesia a la protección especial de San José, según las indicaciones de la carta del Papa Francisco celebrando el 20 aniversario de la visita apostólica del santo Papa Juan Pablo II.

La Iglesia en Uzbekistán, Tayikistán, Turkmenistán y Kirguistán

En los otros estados de la región, los católicos están reunidos en estructuras eclesiales temporales que no son lo suficientemente grandes como para justificar la creación de diócesis de pleno derecho.

En 1997, el Papa Juan Pablo estableció las cuatro misiones “sui iuris” de Uzbekistán, Tayikistán, Turkmenistán y Kirguistán. Mientras que Uzbekistán y Kirguistán son administraciones apostólicas, Tayikistán y Turkmenistán son misiones ‘sui juris’ (independientes).

El obispo Jerzy Maculewicz es el administrador apostólico de Uzbekistán; El Padre Anthony James Corcoran, Administrador Apostólico de Kirguistán; El padre Pedro Ramiro López, superior de Tayikistán; y el padre Andrzej Madej, superior de Turkmenistán.

Desafíos de las iglesias

El obispo Dell’Oro dijo que los líderes de la iglesia tendrán “la oportunidad de darle un mayor significado a nuestra misión aquí, de entender lo que significa”. “Básicamente, lo que hasta hace poco solo sucedía entre las distintas diócesis ahora también está sucediendo entre las iglesias de cinco estados”, dijo.

La nueva conferencia episcopal había programado un seminario web de dos días el 12 de octubre sobre el tema: “La misión de la evangelización en Asia Central en tiempos de Evangelii Gaudium – Contexto, dificultades, perspectivas”.

Entre los desafíos a los que se enfrenta la Iglesia en Asia Central se encuentra el de la fe vinculada únicamente a ritos y tradiciones, y el doloroso legado del ateísmo impuesto durante la antigua era soviética.

Mientras que la Conferencia de Obispos Católicos de Kazajstán es miembro de la Federación de Conferencias de Obispos de Asia, Uzbekistán, Kirguistán, Turkmenistán y Tayikistán son miembros asociados.

Posted : data pengeluaran hk